Impresiones…

El genio se compone del dos por ciento de talento y del 98 por ciento de perseverante aplicación. Ludwig Van Beethoven

El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia. Doris Lessing

IMG_1219

(un apunte, sin acabar…60 minutos)

Últimamente pinto con grandes impresiones internas, sintiendo fluir sensaciones artísticas a menudo irreconocibles y siempre divertidísimas…no seré artista pero lo paso “pipa” pintando…

Explico el proceso: de repente siento una irrefrenable apetencia por pintar algo que me inspira -suele ocurrirme viendo autores que me gustan y, decididamente, el retrato y la figura me atraen sobremanera (ya dije que siempre me atrajo el dibujo y creo que guarda mucha relación con esto que cuento). Cojo tablilla, pochade-box, pincel en ristre y comienzo por colocar las primeras proporciones (y empieza inmediatamente el disfrute por la facilidad con que entra en acción el hemisferio derecho del cerebro, al que he aprendido a amar últimamente). Dibujo –l i t e r a l m e n t e- con el pincel…y es maravilloso. Luego mojo mucha trementina y trato al óleo como acuarela: una pasada para experimentar, todo vale, todo puede ser recompuesto así que la mano se siente libre y fluye desde el cerebro (es una de las fases que más me gustan). Pero luego llega el momento de empezar a definir formas mediante sombras y luces y entonces entra en acción el valor como factor principal, jugando con los colores sólo en su aspecto de temperatura, ambos factores de la dinámica del color, como sabemos. Y es un verdadero disfrute crear la forma, modelarla, incluso equivocarse y rectificar con una pincelada de luz aquí o una pequeña sombra iluminada allá…siempre con “pincelada abierta”, como la denomina Juan Muro en su magnífico blog de “El Dibujante” a colación de Lipking…tras un buen rato de trabajo placentero el alma se encuentra elevada por encima de sí, el cerebro libre de toda atadura y el cuerpo pleno de cándidas sensaciones…¿se puede pedir más? Comprenderéis que el resultado es lo de menos…el acto de creación artística nos anticipa lo mejor de lo que ha de venir en este proceso de aprendizaje pero sobre todo saca lo mejor del hombre: darle así la vuelta al alma es como darle la vuelta a un guante, parece inútil pero es así como realmente vemos la piel del mismo que nos guarda del frío. Señoras…señores…esto no tiene precio: pintad, pintad, y sobre todo disfrutad…que los resultados ya vendrán.

…según la pantalla que muestre el cuadro los blancos pueden verse chalky, exagerados…(yo tengo el escritorio extendido a 2 pantallas –una costumbre de manejar programas gráficos potentes, que es muy cómoda- y la pantalla de 21” saca las fotos más cálidas, más anaranjadas, mientras que la pantalla de mi portátil se ve más neutra, más natural: en la de 21” los blancos contrastan más porque son fríos y parecen tiza; en la otra pantalla se ve más como es en realidad: así que realmente no todo es torpeza nuestra: a veces las fotos y su visualización en algunas pantallas nos juegan malas pasadas; no me extraña que los diseñadores de internet le hayan dado tanta importancia a este asunto…puede cambiarte una publicidad radicalmente según la pantalla en que se vea (ahora lo entiendo: abordaré el tema de cómo fotografiar cuadros en una entrada) y es que yo no sé cómo muestran mis cuadros vuestras pantallas…no hay modo de preverlo y corregirlo. Ahora bien, una cosa es cierta: los cuadros de Lipking, Schmidt, etc…, se ven bien en mis dos pantallas; en una más cálidos y en otra más fríos pero nunca se ven chalky; así que el tema debemos centrarlo en cómo fotografiar cuadros, y no es baladí, porque es una pena perder ciertos matices y la oportunidad de comentarlos y aprender de ellos. A menudo pinto en pequeños ratitos por la noche, para distraerme media hora y quitar el gusanillo pero con muy mala luz: es un tema que no he logrado solucionar y eso que he comprado dos pequeñas lamparitas de pinza para colocar tras de mi a unos 45º del centro axial del cuadro mientras pinto, pero parece que la luz no es correcta: lo que pintas a esa hora no tiene nada que ver con lo que ves por la mañana, a la luz del día. He leído sobre ello, pero no logro ajustarlo, y esto se relaciona con la iluminación del cuadro al fotografiarlo, etc., blablablá, blablablá: lo abordaré PERO necesitaré vuestra ayuda pues mis conocimientos no me han servido aún en esto.

Es verdad que he usado mucho blanco para los brillos: cuando estoy en ello siento que no debería hacerlo pero aún así sigo porque no quiero parar la inspiración…después me arrepiento. ¿Qué ocurre? Os lo diré: hay que imprimar el cuadro con un fondo encarnado o azulado o verdoso…todo menos dejarlo blanco. Sobre blanco comenzamos a dar matices de color carne y un valor 6 ó 7 ya parece oscuro –una barbaridad, claro. Cuando luego queremos dar luces, sobre un valor MEDIO 6 ó 7 te tienes que colocar en un valor 8 ó 9, o sea, BLANCO: CRASO ERROR. Intentaré hacer una muestra sacada de un video ejemplar de Everett Raymond Kinstler para que veáis cómo sucede esto y qué fácil es evitarlo…(yo en este no lo hice y se nota…ahora tendré que trabajar mucho más). Fijaos en las dos caras de la imagen inferior, igualmente realizadas –sólo cambia el fondo; sin embargo una parece ya mucho mejor dimensionada y acabada y con volumen…mientras que la de fondo blanco aún presenta poco desarrollo y confunde el juicio sobre los valores…increíble lo que se consigue sólo entonando previamente el fondo, ¿no?

ImportanciaDelFondoParaElValor

Algo importante para mi es no ver el apunte realizado como si ya fuera el cuadro; hemos “jugado” a ser artistas un poco, colocado y proporcionado el dibujo con mayor o menor éxito, y abstraída la realidad en base  a una conjunción de colores que forman luces y sombras; todo ello ha de servirnos para interpretar mejor lo que vemos de cara al siguiente paso: y así sucede en realidad: viendo el original, después de mi abstracción, vuelvo un día después y veo cosas que ayer no vi del todo o no tan matizadas…desde luego cuanto más ajustado esté más cerca estaremos del resultado final, como dice Richard Schmidt, pero eso por ahora está sólo al alcance de unos cuantos. Por eso…paciencia, resistamos la tentación de rematarlo rápido, de cualquier manera. Mientras tanto yo prefiero verlo como si fuera el fondo sobre el que voy a construir mi cuadro: en ese sentido la cosa cambia; ¡vaya!, parece que tenemos un buen fondo, fantástico fondo para acabar de construir la figura y modelar sus volúmenes…si vemos el original, sólo quedan valores y temperaturas por ajustar, no mucho más (ni menos, no es poco):

…PERO AHORA, DESDE ESTA BASE, TODO ES POSIBLE…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Pintura al Óleo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Impresiones…

  1. Juan Antonio dijo:

    Es muy interesante lo que comentas sobre los que nos decimos interiormente cuando pintamos: Tu estas convencido de estar creando el fondo sobre el que pintaras el cuadro definitivo, y en realidad eso es el cuadro. Yo me digo que estoy dibujando, y nunca se cuando dejo de dibujar y empiezo a pintar. En realidad debe ser que es todo el mismo acto y en nuestro afán por racionalizar lo clasificamos por etapas. ¡Quien sabe!.
    Lo del fondo blanco es uno de los vicios que nos han legado los impresionistas con su afán por la luz y sus prisas y no es el único ; otro es la pintura “a la prima” .
    Desde siempre se ha pintado sobre fondos de valor medio, grises o rojos, desde los cuales es mas sencillo aproximarse a los valores altos o bajos. Es una lección que debemos reaprender.
    Saludos…

    • Gracias Juan Antonio por ilustrarnos…todo esto se nota mucho en la práctica: supongo que hay motivos que piden fondo blanco pero quizás más paisajistas. En el retrato, desde luego, el fondo matizado en valor y temperatura es una ayuda…

  2. Pingback: Impresiones… « H.Alvarez

  3. Antonio Álvarez Á. dijo:

    Hola maestro, quisiera su opinión respecto de ciertas pinturas con carácter de “hiperrealestas” que a mi humilde parecer son impresiones mecánicas que se han hecho pasar como pintras realizadas a mano. Es el caso, entre muchos otros la obra de Eric Wert. http://www.foodism.co.uk/eric-wert-still-life-food-art/
    Analizando breve pero atentamente se pueden observar ciertos patrones repetidos en algunas formas, principalmente en los fondos. La perfección en difuminados, lo profuso de cada obra y la luminosidad y fuerza del colorido me hace dudar cada vez más de que sean trabajos realizados a mano. ¿Usted que opina maestro?

Por favor, deja tu pincelada...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s